lunes, 24 de marzo de 2014

Penélope




Al contrario que la Penélope de Homero

la de Serrat

no pudo
 o
 no quiso

reconocer a Ulises.





Penélope,
con su bolso de piel marrón
y sus zapatos de tacón
y su vestido de domingo.

Penélope
se sienta en un banco en el andén
y espera que llegue el primer tren
meneando el abanico.

Dicen en el pueblo
que un caminante paró
su reloj
una tarde de primavera.

«Adiós amor mío
no me llores, volveré
antes que
de los sauces caigan las hojas.
Piensa en mí
volveré por ti.»

Pobre infeliz
se paró tu reloj infantil
una tarde plomiza de abril
cuando se fue tu amante.
Se marchitó
en tu huerto hasta la última flor.
No hay un sauce en la calle Mayor
para Penélope.

Penélope,
tristes a fuerza de esperar,
sus ojos, parecen brillar
si un tren silba a lo lejos.
Penélope
uno tras otro los ve pasar,
mira sus caras, les oye hablar,
para ella son muñecos.

Dicen en el pueblo
que el caminante volvió.
La encontró
en su banco de pino verde.
La llamó: «Penélope
mi amante fiel, mi paz,
deja ya
de tejer sueños en tu mente,
mírame,
soy tu amor, regresé».

Le sonrió
con los ojos llenitos de ayer,
no era así su cara ni su piel.
«Tú no eres quien yo espero».
Y se quedó
con su bolso de piel marrón
y sus zapatitos de tacón
sentada en la estación. 






7 comentarios:

Gatopardo dijo...

¡Vivan Augusto Algueró y la Carmen Savilla!
Los perdonaremos por esta canción.

marian dijo...

Yo soy la Carmen de España y no la de Merimé y no la de Merimé.
♪Y olé♪ (Dicho a la guiri)

carlos perrotti dijo...

Viva El Nano... amigo y argento por adopción. Todavía lo recuerdo cantando Penélope a capella para unos pocos en el restaurant japonés Furuzato de la calle México en pleno barrio de Congreso de su Buenos Aires querido.

marian dijo...

¿No recordarás el menú de aquel día? Es broma, eh.
"Penélope" nos la dedicó Serrat en uno de sus conciertos aquí en 1984.
Por lo visto, aquel día no tenía intención de cantarla, pero ante nuestra (insistente, pero muy insistente) petición... claudicó y con tonito socarrón y simpático nos mencionó antes de cantarla.
Debimos dar tanto la nota que al día siguiente salió nuestra foto en el periódico en la noticia del recital de Serrat (guardo el recorte)

marian dijo...

Dicho "a lo guiri" no "a la guiri"

carlos perrotti dijo...

Si alguna vez lo ves, preguntale, seguro lo debe recordar. Furuzato era uno de sus reductos preferidos en Buenos Aires. Aquella vez fue sushi como las anteriores y como las siguientes también...

marian dijo...

En cuantito lo vea... se lo digo:)
El cariño a la Argentina de Serrat es bien conocido por aquí.