martes, 23 de diciembre de 2014

El maravilloso Stevie, Always.



AS


As around the sun the earth knows she´s revolving
And the rosebuds know to bloom in early May
Just as hate knows love´s the cure
You can rest your mind assure
That I´ll be loving you always

As now can´t reveal the mystery of tomorrow
But in passing will grow older every day
Just as all is born is new
Do know what I say is true
That I´ll be loving you always

         Until the rainbow burns the stars out in the sky
ALWAYS
         Until the ocean covers every mountain high
ALWAYS
        Until the dolphin flies and parrots live at sea
ALWAYS
        Until we dream of life and life becomes a dream

Did you know that true love asks for nothing
Her acceptance is way we pay
Did you know that life has given love a guarantee
To last through forever and another day
Just as time knew to move on since the beginning
And the season know exactly when to change
Just as kindness knows no shame
Know through all your joy and pain
That I´ll be loving you always
As today I knew I´m living but tomorrow
Could make me the past but that I mustn´t fear
For I´ll know deep in my mind
The love of me I´ve left behind
Cause I´ll be loving you always



Until the day is night and night becomes the day
ALWAYS 
Until the trees and sea just up and fly away
ALWAYS 
Until the day that 8x8x8 is 4
ALWAYS 
Until the day that is the day that are no more 
Did you know that you're loved by somebody? 
Until the day the earth starts turning right to left
ALWAYS 
Until the earth just for the sun denies itself 
I'll be loving you forever 
Until dear Mother Nature says her work is through
ALWAYS 
Until the day that you are me and I am you
AL~~~~~~WA~~ ~~~~~AA~~~~~~~AA~~~~ 
Until the rainbow burns the stars out in the sky
~~~~~AA~~~~ ~~~~AA~~~~~~~AA~~~~~~~~~AA~~~~~
ALWAYS 

We all know sometimes lifes hates and troubles 
Can make you wish you were born in another time and space 
But you can bet your life times that and twice its double 
That God knew exactly where he wanted you to be placed 
So make sure when you say you're in it but not of it 
You're not helping to make this earth a place sometimes called Hell 
Change your words into truths and then change that truth into love 
And maybe our children's grandchildren 
And their great-great grandchildren will tell 

I'll be loving you 
Until the rainbow burns the stars out in the sky
Loving you 
Until the ocean covers every mountain high
Loving you 
Until the dolphin flies and parrots live at sea
Loving you 
Until we dream of life and life becomes a dream
Be loving you 
Until the day is night and night becomes the day
Loving you 
Until the trees and seas up, up and fly away
Loving you 
Until the day that 8x8x8x8 is 4
Loving you 
Until the day that is the day that are no more
Loving you 
Until the day the earth starts turning right to left
Be loving you 
Until the earth just for the sun denies itself
Loving you 
Until dear Mother Nature says her work is through
Loving you 
Until the day that you are me and I am you 
Now ain't that loving you 
Until the rainbow burns the stars out in the sky 
Ain't that loving you 
Until the ocean covers every mountain high 
And I've got to say always 
Until the dolphin flies and parrots live at sea
AL~~~WA~~~AYS 
Until we dream of life and life becomes a dream
AL~~WA~~AYS 
Until the day is night and night becomes the day-
AL~~~~WA~~AYS 
Until the trees and seas just up and fly away-
AL~~WA~~~AA~~~~~ 
Until the day that 8x8x8 is 4
AA~~~~~~~AA~~~~~~~AA 
Until the day that is the day that are no more
AA~~~~AA~~AA~~~AYS 
Until the day the earth starts turning right to left
AL~~~WA~~~A~~~AA 
Until the earth just for the sun denies itself
AA~~~AA~~~AA~~~AYS 
Until dear Mother Nature says her work is through
AL~~~WAYS 
Until the day that you are me and I am you 
Until the rainbow burns the stars out in the sky 
Until the ocean covers every mountain high 
Until the dolphin flies and parrots live at sea 
Until we dream of life and life becomes a dream 
Until the day is night and night becomes the day 
Until the trees and seas just up and fly away 




Until the day that 8x8x8 is 4 
Until the day that is the day that are no more 
Until the day the earth starts turning right to left 
Until the earth just for the sun denies itself 
Until dear Mother Nature says her work is through 
Until the day that you are me and I am you




lunes, 22 de diciembre de 2014

Algún día



la muerte me derribará. 
Vendrá callada sin brillo desparramando su ardor. 
Ni escucharé su paso. 
Me tomará desprevenida
acaso a mitad del día 
o en el final de la noche. 
Nada sabré de su peso, 
de su desnudo deseo. 
Se acercará suavemente 
o con iracundo temblor.
Con un anchuroso 
manto toda me envolverá. 
Quedaré prisionera sin sentir y sin soñar. 
Quedará atrás la vida, 
el palpitar de la sangre,
los sabores y los gestos.
Los cantos se apagarán.
Me dejará sin ojos para mirarte,
tendré las cuencas vacías y el soplo de mi respiro nunca más lo sentirás.




Ficciones y aflicciones













viernes, 12 de diciembre de 2014

Lirios de poeta






Un lirio solitario en su delirio de lucero 
Febril, en la alborada, con su corona de rocío 
Palpitan sus pétalos salpicados de aguacero
Su blanca arquitectura envuelta en llamas de frío 


Un lirio no puede soñar, no sabe de ayer ni de olvido
Es como esa estrella caída de algún cielo perdido
Una lágrima del día luciendo su plumaje líquido
Un lirio nada más puede ser inmaculado y efímero


Carlos Perrotti










Luis Alberto Spinetta













Caen las horas del árbol del tiempo 
De ramas colmadas
Con frutos instantáneos de tan tiernos

Caen las horas del árbol del tiempo
Viejo en el arte de reverdecer
De siempre ser
Fugaz, inalterable y eterno
También en el arte de vivir
Siempre naciendo

Caen las horas del árbol del tiempo
Y se van en la corriente
De este río de presente
Continuo e interminable
Un intersticio de tiempo irrefrenable


Carlos Perrotti


                                



lunes, 17 de noviembre de 2014

Love minus zero

               NO LIMIT

My love she speaks like silence
Without ideals or violence
She doesn't have to say she's faithful
Yet she's true like ice like fire
People carry roses
And make promises by the hours
My love she laughs like the flowers
Valentines can't buy her

In the dime stores and bus stations
People talk of situations
Read books repeat quotations
Draw conclusions on the wall
Some speak of the future
My love she speaks softly
She knows there's no success like 
failure
And that failure's no success at all

The cloak and dagger dangles
Madams light the candles
In ceremonies of the horsemen
Even the pawn must hold a grudge
Statues made of matchsticks
Crumble into one another
My love winks she does not bother
She knows too much to argue or to judge

The bridge at midnight trembles
The country doctor rambles
Banker's nieces seek perfection
Expecting all the gifts that wise men bring
The wind howls like a hammer
The night blows rainy
My love she's like some raven
At my window with a broken wing





Las canciones son pensamientos que por un momento paran el tiempo
 Escuchar una canción es escuchar pensamientos


Bob Dylan











martes, 4 de noviembre de 2014

Harlem, 1958


Fotografía de Art Kane
Fila superior: Benny Golson, Art Farmer, Wilbur Ware. Segunda fila: Holton Jefferson, Art Blakey, Chubby Jackson, Johnny Griffin. Tercera fila: Dickie Wells, Buck Clayton, Taft Jordan. Cuarta fila: Zutty Singleton, Red Allen. Quinta fila: Sonny Greer, Jimmy Jones, Tyree Glenn. Sexta fila: MIFF Mole, Jay C. Higginbotham, Charles Mingus. Séptima fila: Jo Jones, Gene Krupa, Osie Johnson. Octava fila: Max Kaminsky, George Wettling, Bud Freeman, Pee Wee Russell, Buster Bailey.Novena fila: Scoville Browne, Bill Crump, Ernie Wilkins, Sahib Shihab, Sonny Rollins. Fila inferior: Gigi Gryce, Hank Jones, Eddie Locke, Horace Silver, Luckey Roberts, Maxine Sulivan, Jimmy Rushing, Joe Thomas, Stuff Smith, Coleman Hawkins, Rudy Powell, Oscar Pettiford, Marian McPartland, Lawrence Brown, Mary Lou Williams, Emmett Berry, Thelonious Monk, Vic Dickenson, Milt Hinton, Lester Young, Rex Stewart, JC Heard, Gerry Mulligan, Roy Eldridge, Dizzy Gillespie. Sentado: Count Basie.




Marian McPartland 
Lawrence Brown 
Mary Lou Williams -
Emmett Berry 
Thelonious Monk
Vic Dickenson 
Milt Hinton
Count Basie




                                                                    Lester Young
Rex Stewart
JC Heard
Gerry Mulligan
Roy Eldridge
Dizzy Gillespie
















                                                                              


                                                                     

  Benny Golson
 Art Farmer 
Wilbur Ware
Holton Jefferson 
Art Blakey
Chubby Jackson
 Johnny Griffin 
  Dickie Wells
Buck Clayton
 Taft Jordan 
  Zutty Singleton 
Red Allen 
Sonny Greer
 Jimmy Jones 
Tyree Glenn
 Miff Mole
Jay C.  Higginbotham 
Charles Mingus
Jo Jones 
Gene Krupa
Osie Johnson 
Max Kaminsky 
George Wettling
Bud Freeman
 Pee Wee Russell
 Buster Bailey 
Scoville Browne
 Bill Crump
ErnieWilkins
Sonny Rollins
Gigi Gryce
Hank Jones
Eddie Locke
 Horace Silver
 Luckey Roberts
Maxine Sulivan
Jimmy Rushing
Joe Thomas
Stuff Smith 
Coleman Hawkins 
Rudy Powell 
Oscar Pettiford 
Marian McPartland 
Lawrence Brown
Mary Lou Williams
Emmett Berry 
Thelonious Monk 
Vic Dickenson
Milt Hinton
 Lester Young
Rex Stewart
 JC Heard
Gerry Mulligan 
Roy Eldridge
Dizzy Gillespie
 Count Basie





Fats Waller


A ver quién le pone música a esta fotografía.
No sé ni por dónde empezar, a ver si mañana...

Fats Waller, después de un duro día de ensayo:










martes, 28 de octubre de 2014

Contrastes




Eva Braun





El absurdo es el concepto esencial y la primera verdad

Albert Camus






Louise Brooks
Love 'Em and Leave 'Em (1926) 






Pero a mi lado pasa una condesa polaca monumental y arrogante
y se escucha un violín, y se cierra una puerta.







Johann Sebastian Bach 
Chaconne for Solo Violin / Itzhak Perlman 

Partita para violín solo n.º 2, BWV 1004 en re menor 

Movimientos:

Allemande
Courante
Sarabande
Gigue
Chaconne





FRANZ KAFKA

Padre, le digo, dame tres granos de cebada para despertar al durmiente.
Pero mi padre no responde:
es un enorme jinete de bronce, alto sobre colinas y sinagogas.
Madre, le digo, aparta tanta niebla,
muéstrame un rostro dulce, del que broten palabras ingenuas.
Pero ella se ha perdido por los callejones de piedra
y sólo encuentro en el espejo sus ojos inmensos.
Abuelo, digo entonces, ya no luches más con el ángel,
ven a contarme historias junto al fuego, mientras se hiela el Elba.
Pero el viejo me mira con ojos ausentes, y comprendo
que no es este mi abuelo sino un viejo gitano que quiere venderme un recuerdo.
Hermana, bella hermana, le digo,
toma mi mano que está oscuro en esta casa inmensa.
Pero a mi lado pasa una condesa polaca monumental y arrogante
y se escucha un violín, y se cierra una puerta.
Hermano, digo, qué bello cabalgas sobre el potro de madera y de laca,
¿hacia dónde nos llevan estas tardes inciertas?
Pero él es solo una imagen, una gris fotografía en mis manos,
y a lo lejos, atroces, los cañones resuenan.
Goethe, le digo, cántame una canción romana,
haz que yo sienta en mi corazón esta antigua tristeza.
Pero la tumba calla y sobre ella vuelan grises palomas
y no puedo abrir este libro porque sus páginas son de ceniza.
Milena, digo luego, tal vez tú puedas finalmente salvarme,
dime que soy de carne y de sangre, que esto que me atenaza es un deseo
Pero ella se afantasma entre miles de seres escuálidos
y apenas si percibo dos llamas que se apagan muy lejos.
¿Entonces es delirio todo esto? ¿A quién puedo llamar que me salve?
Su reino es de este mundo. Todos están aceptados y absueltos.
Son demasiado humanos, son demasiado justos,
y yo no logro hablarles con mi estruendo de élitros.
y no aprendí a cruzar las puertas,
y no sé defenderme.
Si ves dos grises ojos de gato en la gótica noche de Praga
comprenderás que temo morir si me duermo.
Si oyes una canción en la gótica noche de Praga
comprenderás que intento saber dónde me encuentro.
Si oyes un corazón en la gótica noche de Praga
comprenderás quién sostiene todo este sueño.


WILLIAM OSPINA




domingo, 19 de octubre de 2014

Noche sinfónica

La música pone unos tristes guantes,
un velo para el rostro casi transparente,
o a veces, cuando la melodía es cálida,
se enreda en la cintura penosamente como una forma de hierro.

Acaso busca la forma de poner el corazón en la lengua,
de dar al sueño cierto sabor azul,
de modelar una mano que exactamente abarque el talle
y si es preciso nos seccione como tenues lombrices.


Las cabezas caerían sobre el césped vibrante,
donde la lengua se detiene en un dulce sabor a violines,
donde el cedro aromático canta
como perpetuos cabellos.

                      Los pechos por tierra tienen forma de arpa,
                      pero cuán mudamente ocultan un beso,
                      ese arpegio de agua que hacen unos labios
                      cuando se acercan a la corriente mientras cantan las liras.

                                                     Ese transcurrir íntimo,
                                                     la brevísima escala de las manos al rodar:
                                                     qué gravedad la suya cuando, partidas ya las muñecas,
                                                     dejan perderse su sangre como una nota tibia.

                      Entonces por los cuellos dulces melodías aún circulan,
                      hay un clamor de violas y estrellas
                      y una luna sin punta, roto el arco,
                      envía mudamente sus luces sin madera.

                                                    Qué tristeza un cuerpo deshecho de noche, qué silencio,
                                                    qué remoto gemir de inoíbles tañidos,
                                                    qué fuga de flautas blancas como el hueso
                                                    cuando la luna redonda se aleja sin oído.

Vicente Aleixandre
La destrucción o el amor








































miércoles, 8 de octubre de 2014

Es tan solo un blog





Bueno, dos.


Este tema de Chuck Mangione siempre me gustó,
fue uno de los primeros que traje al otro blog.


Algún día los blogs tendrán un final.
Y el mundo no se acabará.


Hasta que llegue ese momento,
solamente puedo decir...

                                                                            Gracias por venir





(Al estilo Lina Morgan, por supuesto)








There's no place for me to hide
The thoughts of all the time I cried
And felt this pain
That I have known
Because I needed just to hear
That special something
And then one day
You just appear
You said "hello"
"Let's make love along the way"
Your name is music to my heart
I'll always really love you

Feel so good when I'm with you
I can't believe you love me too
With you it feels like it should feel
With you it feels so good

Vocals by Don Potter







miércoles, 1 de octubre de 2014

Todas las cartas de amor son ridículas



Todas las cartas de amor son
ridículas.
Fernando Pessoa
No serían cartas de amor si no fuesen
ridículas.

También escribí en mi tiempo cartas de amor,
como las demás,
ridículas. 

Las cartas de amor, si hay amor,
tienen que ser
ridículas. 

Pero, al fin y al cabo,
solo las criaturas que nunca escribieron cartas de amor
sí que son
ridículas. 

Quién me diera el tiempo en que escribía
sin darme cuenta
cartas de amor
ridículas. 

La verdad es que hoy mis recuerdos
de esas cartas de amor
sí que son
ridículos. 

(Todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente
ridículas).

Álvaro de Campos

(Traducción de Miguel Ángel Flores)



































miércoles, 17 de septiembre de 2014

Popular Problems - Leonard Cohen













Did I ever love you?
Did I ever need you?
Did I ever fight you?
Did I ever want you?

Did I ever leave you?
Was I ever able?
Or are we still eating
Across the old table?


Did I ever love you?
Did I ever need you?
Did I ever fight you?
Did I ever want you?

Did I ever leave you?
Was I ever able?
And are we still eating
Across the old table?


Was it ever settled?
Was it ever over?
And is it still raining
Again in November?

The lemon trees blossom
The almond trees wither
Was I ever someone
Who could love you forever?


Was it ever settled?
Was it ever over?
And is it still raining
Back in November?

The lemon trees blossom
The almond trees wither
It's spring and it's summer
And it's winter forever


Did I ever love you?
Does it really matter?
Did I ever fight you?
You don't need to answer

DId I ever leave you?
Was I ever able?
And are we still eating
Across the old table?


Did I ever love you?
Did I ever need you?
Did I ever fight you?
Did I ever want you?

Did I ever leave you?
Was I ever able?
And are we still eating
Across the old table?




Slow
Almost like the blues
Samson in New Orleans
A street
Did I ever love you?
My Oh My
Nevermind
Born in chains
You got me singing








martes, 9 de septiembre de 2014

Ana

Afuera no hay canto de pájaros,
 y dentro un silencio sofocante se cierne sobre todos y todas las cosas,
 y parece arrastrarme hacia un abismo.


















Tengo la sensación de ser un pájaro enjaulado,
al que han arrancado las alas violentamente,
 y en la más absoluta penumbra,
 choca contra los barrotes de su estrecha jaula,
al querer volar















Quiero que algo de mí perdure después de la muerte



sábado, 6 de septiembre de 2014

Del ay al ay por el ay



MIGUEL HERNÁNDEZ


Ay, hijo soy del ay,
hijo soy del ay, mi hijo,
hijo de su padre amargo.

Ay, hijo soy del ay,
en un ay fui concebido
y en un ay fui engendrado.

Del ay al ay por el ay,
en un ay puse a mi madre
el vientre disparatado:

Del ay al ay por el ay,
iba la pobre -¡ay, qué peso!-
con mi bulto suspirando.

¡Ay, que voy a malparir!
¡Ay, que voy a malograrlo!
¡Ay, que me apetece esto!
¡Ay, que aquello será malo!
¡Ay, que me duele la madre!
¡Ay, que no puedo llevarlo!
¡Ay, que se me rompe él dentro,
ay, que él afuera! ¡Ay, que paro!
En un ay nací: en un ay
y en un ay, ¡ay! fui criado.

Del ay al ay por el ay,
del ay al ay por el ay,
a un ay eterno he llegado.

¡Ay, que me arranca los pechos
a pellizcos y a bocados!
¡Ay, que me deja sin sangre!
¡Ay, que me quiebra los brazos!
¡Ay, que mi amor y mi vida
se quedan sin leche, exhaustos!
¡Ay, que enferma! ¡Ay, que suspira!
¡Ay, que me sale contrario!

Ay, hijo soy del ay,
y ¡adiós!, el aire me dice
cuando pasa por mi lado.

Ay, hijo soy del ay,
sucias rachas tumban todas
las cometas que levanto.

Del ay al ay por el ay,
del ay al ay por el ay,
a un ay eterno he llegado.

Del ay al ay, por el ay,
vivo en un ay, y en un ay
moriré cuando haga caso.

Ay!, dirá, solo, mi huerto;
¡ay!, llorarán mis hermanos;
¡ay!, gritarán mis amigos,
con un ay entre los labios.
¡Ay, qué angustia! ¡Ay, qué dolor
de cielos, mares y campos;
de flores, montes y nieves;
de ríos, voces y pájaros!

Del ay al ay por el ay,
a un ay eterno he llegado.
Vivo en un ay, y en un ay,
vivo en un ay, y en un ay
moriré cuando haga caso.

En un ay nací: en un ay
y en un ay, ¡ay! fui criado.
Del ay al ay por el ay,
a un ay eterno he llegado.
Del ay al ay, por el ay,
vivo en un ay, y en un ay
y a un ay eterno he llegado
del ay al ay por el ay.





Joan Manuel Serrat





miércoles, 27 de agosto de 2014

En la vida ocurre




“En la vida ocurre lo que en el ajedrez. Trazamos un plan, pero ese plan está condicionado por lo que quiera hacer, en el ajedrez, el adversario, y en la vida, el destino. Las modificaciones que el plan sufre con ello son casi siempre tan grandes que en su ejecución apenas resulta ya reconocible en algunos de sus rasgos básicos”

―Arthur Schopenhauer―















Al final de este viaje en la vida, quedarán 
nuestros cuerpos hinchados de ir
a la muerte, al odio, 
al borde del mar. 

Al final de este viaje en la vida, 
quedará 
nuestro rastro invitando a vivir,  
por lo menos por eso es que estoy aquí,
somos prehistoria que tendrá el futuro, 
somos los anales remotos del hombre,
estos años son el pasado del cielo, 
estos años son 
cierta agilidad con que el sol te dibuja
en el porvenir, 
son la verdad o el fin, 
son Dios, 
quedamos los que puedan sonreír
en medio de la muerte, 
en plena luz. 

Al final de este viaje en la vida, quedará
una cura de tiempo y amor
una gasa que envuelva un viejo dolor. 

Al final de este viaje en la vida, quedarán 
nuestros cuerpos tendidos al sol 
como sábanas blancas después del amor. 


Al final del viaje está el horizonte, 
al final del viaje partiremos de nuevo, 
al final del viaje comienza un camino, 
otro buen camino
que seguir descalzos
contando la arena, 
al final del viaje 
estamos tú y yo
intactos,
quedamos los que puedan sonreír 
en medio de la muerte,
en plena luz. 

Silvio Rodríguez






Fotografía de Eve Arnold






jueves, 21 de agosto de 2014

Poeta de guardia

Soy algo maga
Soy algo maga,
de ver claveles en rosales vengo.




ISLA IGNORADA

Soy como esa isla que ignorada, 
late acunada por árboles jugosos, 
en el centro de un mar 
que no me entiende, 
rodeada de nada, 
-sola sólo-. 

Hay aves en mi isla relucientes, 
y pintadas por ángeles pintores 
hay fieras que me miran dulcemente, 
y venenosas flores. 

Hay arroyos poetas 
y voces interiores 
de volcanes dormidos. 

Quizá haya algún tesoro 
muy dentro de mi entraña. 

¡Quién sabe si yo tengo 
diamante en mi montaña, 
o tan solo un pequeño 
pedazo de carbón! 

Los árboles del bosque de mi isla 
sois vosotros mis versos. 

¡Qué bien sonáis a veces 
si el viento 
os toca cuando viene el mar que me rodea! 

A esta isla que soy, si alguien llega, 
que se encuentre con algo, es mi deseo 
-manantiales de versos encendidos 
y cascadas de paz es lo que tengo-. 

Un nombre que me sube por el alma 
y no quiere que llore mis secretos 
y soy tierra feliz -que tengo el arte de 
ser dichosa y pobre al mismo tiempo-. 

Para mí es un placer ser ignorada, 
isla ignorada del océano eterno. 

En el centro del mundo sin un libro 
sé todo, porque vino un mensajero 
y me dejó una cruz para la vida 
-para la muerte me dejó un misterio-.




Más siento yo que vosotros 
que mis versos hayan salido 
a su puta madre.






Mocedades -El vendedor-





El vendedor


En la plaza vacía
nada vendía
el vendedor.
Y aunque nadie compraba
no se apagaba
nunca su voz,
no se apagaba nunca su voz.

Voy a poner un mercado
entre tantos mercaderes
para vender esperanzas
y comprar amaneceres.

Para vender un día
la melodía
que hace al andar
el agua de ese río
que es como un grito
de libertad.

¿Quién quiere vender conmigo
la paz de un niño durmiendo,
la tarde sobre mi madre
y el tiempo en que estoy queriendo?

Tú eres el que ha pasado,
el que ha llegado,
y el que vendrá.
Vende el árbol que queda
en la arboleda
de la verdad,
en la arboleda de la verdad.

Voy a ofrecer por el aire
las alas que no han volado,
y los labios que recuerdan
la boca que no han besado.

Alza cada mañana
esa campana
de tu canción,
pregonero que llevas
mil cosas nuevas
en tu pregón
mil cosas nuevas en tu pregón.

Vendo en una cesta el agua
y la nieve en una hoguera
y la sombra de tu pelo
cuando inclinas la cabeza.

¿Quién quiere vender conmigo
la paz de un niño durmiendo,
la tarde sobre mi madre
y el tiempo en que estoy queriendo?



Letra: José María Lizar (seudónimo del poeta y escritor José García Nieto)
Música: Juan Carlos Calderón


viernes, 8 de agosto de 2014

Aires gitanos

















 ROMANCE DE LA LUNA
( Romancero gitano)


La luna vino a la fragua 
con su polisón de nardos. 
El niño la mira mira. 
El niño la está mirando.

En el aire conmovido 
mueve la luna sus brazos 
y enseña, lúbrica y pura, 
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna. 
Si vinieran los gitanos, 
harían con tu corazón 
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile. 
Cuando vengan los gitanos, 
te encontrarán sobre el yunque 
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna, 
que ya siento sus caballos. 
Niño déjame, no pises, 
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba 
tocando el tambor del llano. 
Dentro de la fragua el niño, 
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían, 
bronce y sueño, los gitanos. 
Las cabezas levantadas 
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya, 
ay como canta en el árbol! 
Por el cielo va la luna 
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran, 
dando gritos, los gitanos. 
El aire la vela, vela. 
el aire la está velando.

Federico García Lorca