jueves, 27 de febrero de 2014

Nos queda su música, su arte y su duende













Hace tan solo un mes que murió Félix Grande.
 En ese adiós quise acompañarlo con un poema de su compañera, Francisca Aguirre,
y con dos poetas del flamenco:

Paco de Lucía y Camarón de la Isla

Hoy es Félix Grande con uno de sus poemas

UNA GOTERA


Escucho la guitarra de Paco de Lucía.
 La música me araña los huesos de la edad.
 Lejanamente todo mi pasado se enfría.
 Una gotera insiste entre la soledad.

 La madrugada apoya su frente en la ventana
 y me confía unas sílabas de pena y compasión:
 se lo agradezco desde la yel de esta desgana.
 Hay una losa de algo sobre mi corazón.

 Una gotera. Una gotera hay en mi casa
 en esta rara noche de música y de adiós.
 Y en esta seguiriya que me hiela y me abrasa
 veo el rostro de la nada como un golpe de tos.

 ¿Qué es esto? ¿No está al lado mi bella hija dormida?
 ¿No está ahí cerca dormida la paz de mi mujer?
 El invierno tirita y me lame la vida.
 Mi juventud se ha ido para nunca volver.

 ¿Te acuerdas, Paco? Un día fuimos adolescentes
 entre hermosas guitarras y muchachas de miel.
 Y hoy la noche de invierno me acaricia los dientes
 Y hoy la noche de invierno me acaricia los dientes
 y el viento de los años dormita en el mantel.

 Todos mis sueños muertos se acuestan a mi lado
 y esta gotera sigue rezando sin cesar.
 Hasta el renunciamiento me dejó abandonado.
 Se han ido lejos hasta mis ganas de llorar.

 Cuando ya ni la lágrima acude hasta la herida
 y la vida es convulsa como golpe de tos
 ¿qué le queda a esta llaga trivial y entumecida?
 ¿qué le queda a esta música? ¿qué nos queda a los dos?

 Suena en la seguiriya la lujuriosa pena
 de un tiempo que se apoya cansado en la pared.
 Y suena en mi memoria y en mi cansancio suena
 la horrenda saciedad que me dejó la sed.

 Perdona, Paco. Excusa esta porción de invierno
 con que te está escuchando mi viejo corazón.
 Y que Dios te bendiga por ese ruido eterno
 que suena como suena la palabra perdón.

 Fumo mi cigarrillo sentado en una silla,
 cercado por la silla, la tiniebla y la edad.
 Oigo el perdón, muy próximo, en esta seguiriya.
 Y oigo, lejos, la espalda de la felicidad.

Félix Grande








Todo lo que hago es flamenco.
Sobre todo cuando no hago flamenco.


Con Pedro Iturralde



Con Bryan Adams




Con John McLaughlin y Larry Coryell




Con Joaquín Rodrígo (Fragmento del Concierto de Aranjuez)






No somos tu familia ni amigos, ellos son los que notarán tu ausencia, pero...

algo se muere en el alma
cuando un poeta se va






6 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Impecable post homenaje al poeta guitarrista Paco de Lucía. Sentido homenaje con Almoraima, mi preferida.

Pero desasname, Marian, a qué alude el poeta Grande con eso de seguiriya?

Gatopardo dijo...

la seguiriya es un palo flamenco como lo son buleria, tango, petenera, martinete, rumba, etc...
Efectivamente, un post completito

marian dijo...

Es lo que dice Gatopardo, Carlos. Aquí os dejo un enlace donde especifica más sobre ella:
http://www.radiole.com/especiales/enciclopedia_flamenco/seguiriyas.html.
Son homenajes sencillos, pero sentidos, una mezcla entre tristeza y agradecimiento.

carlos perrotti dijo...

Y así llega, a todos los sentidos.

Este enlace va a mis favoritos. Se agradece.

marian dijo...

Es un buen enlace, haces bien.
Con los que están... como para no emocionarse.

carlos perrotti dijo...

Descubro que sí.